MERMELADA DE ROSAS

Los pétalos de rosa, al igual que otras flores, forman parte de la gastronomía moderna y actual. Incluso se han convertido en un parte más. Las flores provisiones nos aportan cosas como:

  • Color.
  • Aromas.
  • Texturas.
  • Sabor.
  • Emplatado original.

Si se utilizan con presunción y se buscan nuevas formas de presentar los platos, se puede presentarse atemorizar a los comensales. Es sustancioso trivio cuales se pueden pirarse y la informativo de cada una que es comestible. Además, hay que acontecer en bolita que no se pueden apropiarse en floristerías, por los mercaderías químicos que pueden llevar.

Receta de mermelada de pétalos de rosa

Ingredientes

 

  • 250 g de pétalos de rosas rojas. De las que parecen de terciopelo, que son más carnosas,
  • 250 g de azúcar.
  • El zumo de un limón.
  • Dos cucharadas de agua
  • Dos cucharadas de agua de rosas

Una cosa importante es que las rosas que vayamos a utilizar en la elaboración de la mermelada de pétalos de rosa sean flores cultivadas sin ningún tipo de producto químico. Una vez aclarado este punto, lo primero que haremos es deshojar las rosas, seleccionando los mejores pétalos para nuestra mermelada.

Quitaremos sobre todo la parte blanca de los pétalos de la rosa, ya que esta zona tiene un sabor un agrio que puede estropear el resultado final del cocinado. A continuación, los lavaremos con agua fría para eliminar cualquier impureza, o cualquier componente extraño. Además, de naciente modo no pierden el aroma ni el sabor.

Preparación

  •  Deshoja los pétalos, y quita la parte blanca de los mismos, la base, porque puede amargar. Lava muy bien bajo el chorro de agua fria, para que no pierda el aroma y desaparezcan todos los posibles bichillos del campo.
  •  Seca los pétalos y ponlos en un cuenco ancho con el zumo de limón, presiona y deja reposar media hora.
  •  En un cazo pon los pétalos, con el azúcar y el agua. Cuece a fuego lento media hora. Añade el agua de rosas.
  •  Cuece otros diez minutos y saca los pétalos que hayan quedado más grandes.
  •  Echa en botes de cristal esterilizados y tapa. Vuelca los botes y deja bocabajo hasta el día siguiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *