El té y mindfulness

Mindfulness a través de la meditación

En un mundo en el que estamos cada vez más conectados a teléfonos y pantallas, es muy fácil sentirse menos conectado con nosotros mismos. El mindfulness se logra a través de la meditación, una forma poderosa de recuperar esa conciencia en nuestro día a día.

Sin embargo, muchos de nosotros podemos sentirnos abrumados por dedicar 20 minutos todas las mañanas y noches para sentarnos y practicar.

La idea es tomar un breve tiempo para relajar tu mente y concentrarte en tu respiración. Y qué mejor manera de despejarte que con una buena taza de té caliente. Si quieres poner en práctica el mindfulness y disfrutar un buen té, únete a la tarjeta de cliente frecuente digital de tu cafetería favorita como Starbucks. Acumulas puntos y llénate de beneficios por tus bebidas.

¿Qué es el mindfulness?

El mindfulness se trata de enfocar la mente en tareas pequeñas y volver a centrar tu atención en las experiencias sensoriales que te rodean es una manera fácil y beneficiosa de restablecer, enfocar y estar presente en nuestras vidas.

Ser más consciente es una manera de mantener nuestros pensamientos firmemente centrados en el presente y de disfrutar los pequeños momentos de cada día que de otro modo podrían pasar.

En cualquier momento en que dirigimos toda nuestra atención a lo que estamos haciendo, estamos cultivando la ‘presencia’ y la atención plena. Notar los matices de una situación; las vistas, los sonidos y los olores en constante cambio no exigirán un tiempo valioso de su agenda diaria, pero cambiarán cómo nos sentimos a medida que avanzamos.

Té y mindfulness

Cuando se hace correctamente, preparar y beber té de hojas sueltas es un momento para pensar y observar debido al marco de tiempo natural. La meditación y rendir homenaje al arte de la elaboración del té es el núcleo de la larga historia y cultura del té. 

Muchos practicantes del mindfulness incorporan el té como una forma de terminar sus sesiones. El proceso de ver una hoja seca desplegarse e infundir lentamente su color y sabor en el agua se presta a un momento de reflexión y reconocimiento.    

Relajación a través del té y mindfulness

Estar consciente de la preparación del té

Comienza eligiendo tu té, ya sea un té negro para comenzar el día, un oolong para revigorizarte después del almuerzo o un té de hierbas para relajarte antes de acostarte. Mide cuidadosamente tu té del frasco en su infusor o abre delicadamente el empaque. 

Sé consciente de lo que estás haciendo, escucha el sonido del pocillo cuando el agua comienza a calentarse, eventualmente burbujeando cuando hierve. A medida que viertes el agua, observa el efecto que tiene el agua. Cómo lentamente a medida que liberan su sabor, un proceso conocido en China como la agonía de las hojas.

A lo largo de la infusión, observa cómo las hojas tiñen el agua con volutas de color. Una vez infundida, quita las hojas y vierte la infusión en tu taza favorita, envolviéndola con las manos para sentir su calor. Beba lentamente, respire el aroma y disfrute de toda la complejidad del sabor a medida que llega a sus papilas gustativas y complementa tu mindfulness.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.