Aprende a hacer un Cheesecake de fresas

Cheesecake de fresas 2

El cheesecake de fresas tiene una corteza de galletas graham y una cubierta con salsa de fresa fresca. Honestamente, preparar este postre no es nada del otro mundo; sin embargo, hay varios pasos que se necesitan seguir al pie de la letra para obtener el éxito deseado.

Si es momento del brunch, entonces te recomendamos comer este postre, el cual es simple, ligero y fresco. Probablemente podrás disfrutar más de una rebanada sin sentirte atascado y pesado, ¿o quién sabe?

¿Cómo se hace una base de un cheesecake de fresas?

La base del cheesecake de fresas está hecha con galletas trituradas, azúcar y mantequilla derretida. Mezcla todo esto hasta que se asemeje a la arena húmeda.

Presiona la mezcla de galletas en el fondo y hasta la mitad de los lados de un molde desmontable. Hornéalo en un horno a 176°C durante 10 minutos y luego déjalo enfriar por completo.

Ingredientes principales

Azúcar: el azúcar granulada funciona mejor para los cheesecake de fresas.

Queso crema: elige un queso crema de alta calidad y con toda la grasa para obtener los mejores resultados.

Crema agria: este es el ingrediente secreto de los cheesecake de fresas cremosos y ligeros.

Fresas: elige fresas maduras. ¡Sabrán mucho mejor si son de temporada!

¿Cómo hacer un cheesecake de fresas?

Paso 1: hacer la corteza de galletas graham. Combina las galletas trituradas, el azúcar y la mantequilla derretida. Presiona la mezcla de galletas en el fondo y los lados de un molde desmontable de 9 pulgadas. Hornea en un horno a 176°C durante 10 minutos. Déjalo enfriar.

Paso 2: haz el relleno cremoso. Bate el queso crema con una batidora eléctrica hasta que quede suave y cremoso.

Bate el azúcar, la crema agria, la sal y la vainilla hasta que estén bien combinados. Agrega suavemente los huevos batidos hasta que estén bien combinados.

Vierte el relleno sobre la corteza preparada y colócalo dentro de un baño de agua. Hornea en un horno a 148°C durante 1 hora, luego apaga el horno y deja que el cheesecake repose en el horno durante otra hora con la puerta cerrada.

Retira el cheesecake del horno y colócalo sobre una rejilla para que se enfríe por completo.

Paso 3: haz la cobertura de fresa. Haz puré de fresas frescas. Agrega el puré y el azúcar a una cacerola mediana y cocina a fuego medio hasta que espese. Esto puede tardar entre 10 y 20 minutos.

Una vez espesado, agrega las fresas picadas y deja enfriar. Cubre el cheesecake de fresas y refrigera durante al menos 4 horas, pero lo mejor es de la noche a la mañana.

Planifica con anticipación. Los cheesecake de fresas toman tiempo para prepararse y deben refrigerarse durante varias horas una vez terminados.

También te puede interesar: Lugares en donde tu selfies parecerán de cuento de hadas

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.