Comidas italianas poco conocidas

Ribollita-sopa-toscana-verduras

Italia es una de las capitales gastronómicas del mundo, pero hay muchos platillos que no son el centro de atención mundial. Todo el mundo conoce la pizza y el espagueti, pero hay otras opciones italianas más deliciosas que es tan difícil elegir cuáles compartir con el mundo.

Aquí está nuestra lista de los platillos menos conocidos pero absolutamente increíbles que merecen un poco de tiempo en el centro de atención y todos son italianos.

Carciofi alla Romana

Este sencillo platillo necesita más publicidad. Carciofi alla Romana o alcachofas romanas, están en temporada durante la primavera y son uno de los platillos locales más famosos de Roma y una de las comidas italianas más deliciosas.

Las alcachofas se limpian, cortan y preparan de tal manera que se aproveche al máximo la planta sin las hojas duras y las espinas.

Se sumergen en jugo de limón, luego se rellenan con hierbas, ajo, sal y pimienta antes de cocerse en una sartén profunda con agua y vino blanco hasta que se evaporen los líquidos.

Las alcachofas suaves y suculentas se rocían con aceite de oliva y hierbas nuevamente antes de servir.

comidas italianas Carciofi alla Romana

Trippa

Este es definitivamente un platillo de amor y odio. Las tripas o intestinos cocidos, tienen una textura suave, esponjosa y grasosa que no todos disfrutan. En Roma, se cuece a fuego lento durante horas en salsa de tomate con verduras.

En Florencia, se cocina a fuego lento en caldo sazonado y se sirve en un sándwich (llamado lampredotto). En otras partes de Italia, también se puede comer en sopa o frito.

Arancini

En toda Sicilia y el sur de Italia, estos deliciosos bocados se pueden encontrar en cualquier lugar. Los arancini son bolas de arroz rellenas, normalmente con ragú (salsa espesa de tomate y carne), queso mozzarella y guisantes, que luego se rebozan con pan rallado y se fríen.

Reciben su nombre del italiano de naranjitas gracias a su tamaño y tonalidad bruñida. Si te gustaban los palitos de mozzarella cuando eras niño, definitivamente te encantará esta versión para adultos. Las variedades se encuentran en todo el sur de Italia, incluidas diferentes formas y rellenos.

¡Este es uno de los platillos italianas que debes probar en tu próxima visita al país europeo! 

Ribollita

Esta es una cucina povera clásica, o “comida de los pobres”, de la época medieval. Una sopa hecha con sobras de pan, frijoles y cualquier verdura que se pueda encontrar, se dice que este plato fue creado por sirvientes usando las sobras de la comida de sus amos.

Esta sopa, que se traduce literalmente como rehervida en inglés, se considera un clásico de la Toscana, perfecta para una comida abundante en los meses de invierno.

Pasta a la Carbonara

Probablemente es una de las comidas italianas más conocidas después de la pizza y la lasaña, pero apostamos a que no lo has entendido de la manera correcta. Los ingredientes son simples, y no hay guisantes y la salsa no es blanca.

Este platillo está hecho con pasta de espagueti, trozos de panceta, luego se mezclan con huevo crudo y queso finamente rallado, y se cubre con pimienta negra para terminar el platillo.

El huevo crudo suena raro, pero se usa cuando la pasta aún está muy caliente y se combina con el queso para crear una textura cremosa. Sencillo y delicioso.

Si estos platillos no te convencen, te recomendamos pedir tu pizza orilla de queso desde tu aplicación de comida favorita; haz uso de tus puntos de lealtad y sigue acumulando grandes beneficios a lo largo del año. ¡Comparte con tus amigos y conocidos este gran beneficio!

Tortellini e Brodo

Sencillo y delicioso, este platillo no es más que tortellini servido en caldo. Típicamente se come con caldo de res en los meses de invierno.

Este platillo es de Emilia-Romagna y generalmente se prepara con tortellini rellenos de ternera y parmesana. Se cubre con queso rallado. No querrás tenerlos de otra manera después de haberlos probado así.

Osso Buco alla Milanese

Este platillo proviene de Milán, como se puede adivinar por el nombre, y es un clásico muy conocido en toda Italia. Hecho con piernas de ternera estofadas lentamente en vino blanco y ajo y servido con verduras, es un placer instantáneo para la multitud.

La carne es tan tierna que se come fácilmente con solo un tenedor. Algunas variaciones modernas se hacen con salsa de tomate, pero el verdadero Osso Buco se hace sin ella. No olvides sacar la deliciosa médula dentro de los huesos, ¡es la mejor parte!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.