Cómo hacer un cheesecake perfecto

cheesecake

Los cheesecake son sinónimo de felicidad. Cero angustia, cero frustración. Ciertamente, nunca lágrimas. Simplemente una dicha de ensueño, el paraíso en una rebanada.

Así que analicemos todo este proceso en partes sencillas. Hablaremos un poco de los ingredientes, baños de agua, lidiar con las grietas superficiales, todo el asunto.

En este blog conocerás más sobre este postre cremoso, único y sensacional, que algunas veces lleva mermelada de fresa encima y el cual ha llegado a ser el favorito de los novios de las bodas.

¿Cuáles son los ingredientes clave para un gran cheesecake?

Queso crema: Específicamente, mucho queso crema. Con el cheesecake no hay que escatimar.

Crema agria: La mayoría de las recetas de cheesecake usan crema espesa o crema agria; cualquiera de los dos hará el trabajo de suavizar la textura del queso y agregar algo de humedad.

Muchos prefieren la crema agria porque les gusta el toque extra de sabor agrio que le agrega al pastel.

Huevos: Tres huevos enteros mantienen unido el cheesecake. También se agrega una yema extra, que realza la textura aterciopelada del pastel.

cheesecake con fresas

¿Qué marca de queso crema uso?

Hablemos por un minuto sobre el queso crema, un ingrediente muy importante en el cheesecake. Algunas personas le tienen lealtad a la marca Filadelfia, y no negaremos que este queso crema hace un cheesecake particularmente sedoso y exuberante.

El almidón agrega mayor firmeza

Un poco de fécula de maíz o harina en la masa es seguro contra el agrietamiento y hace que el pastel sea más fácil de cortar en rebanadas, aunque cambia un poco la textura del cheesecake.

El almidón hace que el cheesecake sea más firme y resistente, mientras que el cheesecake que se basa solo en huevos tiene una textura más suave y súper cremosa.

La diferencia de textura es en realidad bastante leve; podría notarse en una comparación lado a lado, pero se necesitaría un verdadero conocedor para distinguir una por sí sola. Sigue la ruta que te haga más feliz.

¿Cómo se hace un cheesecake cremoso?

Un baño de agua ayuda a cocinar el cheesecake con mucha suavidad y al mismo tiempo crea un ambiente húmedo para que la superficie no se seque demasiado. Este proceso lo hace sumamente suave y cremoso.

Un baño de agua tampoco es tan difícil. Simplemente coloca el cheesecake en otra fuente para hornear que sea más grande, llénalo con unas pocas pulgadas de agua y coloca todo el artilugio en el horno.

Envolver el molde para cheesecake en papel de aluminio también ayuda a evitar que el agua se filtre por las grietas.

Al enfriar, hazlo gradualmente. Deja reposar el cheesecake en el horno apagado durante una hora, luego retíralo del baño de agua y déjalo enfriar completamente en la estufa.

Cuando lo saques del baño de agua, también pasa un cuchillo de hoja delgada alrededor del borde para asegurarte de que el pastel no se pegue al molde, lo que también puede causar grietas cuando el pastel se asienta.

Un cheesecake es una tarta que debe prepararse con anticipación, por lo que si empiezas a prepararlo en la mañana y tienes una cita en la noche, no lo vas a lograr; sin embargo, están las aplicaciones de comida al rescate, que pueden sacarte de un apuro y ofrecerte no solo este postre, sino un sinfín de alimentos que te pueden agradar.

Siempre enfría un Cheesecake

Después de todo el horneado cuidadoso y el enfriamiento lento, el cheesecake debe enfriarse en el refrigerador y terminar de asentarse durante al menos cuatro horas o (idealmente) durante la noche.

Si cortas el cheesecake antes de enfriarlo, tendrá una textura como de un flan, y pensarás que has hecho algo terriblemente mal. Pero después de enfriarse, se habrá transformado en ese pastel de queso aterciopelado, cremoso y exuberante que todos conocemos y amamos. Es como magia.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.