Tradiciones del té en todo el mundo

Hablar del té es hablar de una de las bebidas más importantes para la humanidad. Quédate a leer esta información que aquí te contamos un poco de la influencia del té en varias partes del mundo.

Pero antes que nada, te recomendamos hacer uso de la tarjeta de cliente frecuente y adquirir tus bebidas favoritas en tu lugar de comida favorito; no dejes de lado la oportunidad de adquirir grandes beneficios y descuentos todo el año.

la influencia del té en todo el mundo

Japón

Japón es uno de los países en el mundo donde más se consume el té. La hierbas con las que se hace esta bebida fueron introducidas en Japón durante el siglo XII por monjes chinos y budistas zen.

Al principio, el té estaba reservado para la corte del emperador y los altos funcionarios. No fue hasta el siglo XVI, cuando Sen Rikyū codificó los principios del té japonés, que la bebida se convirtió en una parte omnipresente de la cultura.

Los japoneses consideraban beber té como un gran arte, enfatizando la belleza en la simplicidad y la apreciación del momento, incorporando los muchos ideales del budismo zen en la práctica.

No hay mejor lugar para practicar este arte que en la ceremonia del té llamada Chanoyu (traducido como “camino del té”), en la que se usa polvo de matcha para preparar un té espumoso y etéreo.

China

Muchas personas en el mundo consideran a China como el país donde se originó el té. Según la leyenda china, fue el emperador Shen Nong quien descubrió el té por primera vez hace unos 5,000 años.

Mientras el emperador estaba hirviendo agua, algunas hojas secas de un árbol cayeron en su olla, y el emperador desarrolló un gusto por la vitalidad y el sabor de la bebida.

Sin embargo, el té probablemente se usó como un remedio medicinal mucho antes, mezclado con varias hierbas para producir una mezcla farmacológica.

La influencia de la religión y la unificación de China lograron popularizar el té en todo el país, primero entre la clase alta y luego entre las masas, con el advenimiento de las casas de té durante la dinastía Ming.

Con cada cambio de dinastía, la preparación y el uso del té evolucionaron.

Hoy, el té en China es una parte integral de la vida cotidiana; el tipo de té más popular es el verde, seguido del oolong y el pu-erh (té fermentado).

El té negro nunca fue muy popular entre la gente de China, ya que en el pasado se reservaba solo para la exportación al exterior.

Inglaterra

La Compañía Holandesa de las Indias Orientales le dio a Europa su primer sabor de té durante la década de 1600, e Inglaterra desarrolló una locura por él. Actualmente es uno de los lugares en el mundo donde más se consume esta bebida.

Las relaciones comerciales con China se agriaron después de las Guerras del Opio, por lo que Inglaterra cambió su principal proveedor de té a la India.

Pronto, los ingleses crearon su propio estilo de té agregando leche y azúcar, después de escuchar los rumores (falsos) de que así era como los chinos bebían su té (solo los manchúes alguna vez agregaron leche a su té).

La famosa tendencia del ‘té de la tarde’ llegó en el siglo XIX, cuando era común que solo se sirvieran dos comidas al día. A los ingleses les entró hambre esperando la cena, y se aficionaron a tomar un surtido de dulces con té y limón por la tarde.

Inglaterra es ahora uno de los mayores consumidores de té fuera de China, bebiendo principalmente tés negros como Earl Grey e English Breakfast.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.